DON FEDERICO

DON FEDERICO

Testu de la hestoria, lletra del cantar y música: Marta Elola
Inspirada en dellos fechos reales.

¡Me!, si yo-y cuntara, Don Federico… Mio güela… mio güela siempre fizo lo que-y vieno en gana y ¡mire! que nun sabía escribir, pero acabó faciendo una escuela, la primera que se fizo per ellí. Dicía mio pá, qu’en Cuba dio perres pa otres ¡y hospitales y too!... eso siempre se cuntó en casa. Nun sabe usté Don Federico, les perres que tenía, rica, sí… ¡riquísima!, que marcho solina pa Cuba, con una mano delantre y otra detrás, a saber d’un tíu o primu ... o dalgo y fíxose con mediu Matanzas.
Había de ser mui llista “la jodía” porque en dos díes yá yera la reina’l Mambo y creo que mandaba penriba d’homes y besties como si asina fuere de tola vida, de natural. Al poco de tar ellí, yá andaba ella pela bahía con unos vistíos de flus flus de caer p’atrás, encaxes, sedes y munches tresparencies… que nun sabemos si yera pol calor, que nun se paez en nada al d’allá, o por llucimientos pa un morenu que tenía. ¡que sí, Don Federico! Que marchó d’Asturies casadina y con dos neños y en cuatro díes, CUATRO, yá tenía un mulatu… que digo yo que sería mulatu y que la calentaba más que’l de Ribeseya, que mio güelu, d’habaneres, nun sabía nada. ¡Ai, Don Federico, la que vive asina, nin cree en Dios, nin na familia nin en nada….tendrá bones perres, que d’indianona vieno dempués de marchar, d’indianona gastando, faciendo caminos y poniendo llavaderos…¡venga, venga, que llegó la señora!...pero nin tien felicidá nin descansu, nin nada, que mio güelu nun la quixo, que nun sería mulatu, pero yera mui dignu, mui suyu, y cuntaba mio pá que nin madre la llamaben…y ella foi quedando asina en nada, por una mancadura abierta, que manaba ensin parar un filín de sangre que foi dexándola seca, que nun había naide, naide nel mundiu que-y traxera los algodones, l’encañu, l’azucre y la caña.

¡Y mire Don Federico! Les vueltes que da la vida…tamién acabé yo, diendo pa Cuba,¡cola tirria que-y tenía mio pá!.....y sabe usté…tovía falaben de La Señora…¡mamina mía!. Pero pa min había muncha humedá, Don Federico, que siempre fui yo muy seca de bronquios. Ya no tan los tiempos pa facer fortuna, d´aquella taba la cosa a pastu, pero agora, pa una seca comu yo, ta la vida más complicá.
A mi salvóme conocer al mio Anxel, vaya idees, que mos atopamos na estación, na Grand Central Terminal y yera aquello tan grande que mos agarramos como llámpares y asina siguimos.

Yá conoz usté al mio Anxel, Don Federico, qu’onde otros per allá dicen “la muyer solo filu y aguya y pa los paisanos llátigu y mula”….él non, él nun me dexó atrás nunca... que tuviemos tienda, una tiendona que nunca se vio per allá, que tuviemos un Night Club ¡Mire lo que-y digo!, que poco más que de castañueles y gaites sabía yo y llegamos a paga-y a Fletcher Henderson, Duke Ellington, Count Basier….¡yéramos l’almiracion!, ¿Qué vendíemos llicor “de tapadillo” y hasta cuatro baillarines teníamos na plantiya, y vaya como movíen el cu-cu!

¿Pero sabe, Don Federico? Usté nun se dexe amedranar por eses altures, que queda equí un par de meses y yá los conoz a toos, que Nueva York nun dexa de ser un pueblu.

Y cuando les coses empeoraron, Don Federico, yo tampoco callé, qu’esto nun ye España, que ye otru mundu. Y díxi-y al mio Anxel –¿Qué ye? ¿qué ya nun sabes atropar? – porque a min nun me caen los aniellos por nada. Y equí tamos, encantaos de la vida, que como na aldea nun se ta en nengún llau…y llanu… ¡esto sí que ye llanu!... equí tres díes de gües fáeslos en nada…que yá me prestaría a mi ver a los de Kinsgston doblar el llombu per allá, per aquellos peñascos.

¡Madre, Don Federico! Son les tres de la tarde y cuatro cuartos ensin facer… póngome a falar y marcha la mañana … a la tarde fáleme usté de Lorca, qu’a mi la señardá de la tierra nun se me pasa y cuando tas equí, too ye España…bueno non, de Lorca non, del pueblu esi de Granada onde ye usté, onde a usté lu quieren tantu.