HILOS DE VOZ

HILOS DE VOZ

Basada en fechos reales

De nun nacer naquel día y naquella época, Fani igual siguía viva. Pero ún naz porque sí y onde seya. Si nun llega a ser guapa, intelixente y sensible, si nun llega a naguar pola llibertá, si nun llega a ver que’l mundu empecipiaba y acababa onde los privilexos d’una clase acaben, igual siguía viva. Pero ella yá taba marcada dende neña: Estefanía, Fani... non María, o Manuela o Bárbara, como se llamaben
les otres, Fani.

Fani cantaba, Fani cosía como naide, Fani sabía dalgo d’idiomes porque a la so mesa, a la mesa del bar que llevaben la ma y el pá, veníen inclusive señores de fuera, de los que conocen más mundu. Una tarde aportó la envidia, la envidia al cuerpu, al dineru, a la intelixencia... y tres d’ella aportó’l mieu, munchu mieu... sobre manera a lo desconocío, porque lo que vien de fuera “¿a saber qué traerá...?" y eses
idees sobre los trabayadores, sobre les clases dirixentes, sobre quién manda y quién nació pa obedecer… ¿qué sabrá esa?, ¿nun tendrá abondo colo d’ella? … ¡si namás sabe mover el culu!”

Unes envidies traxeron otres y namás quedó’l marchar. Pero Fani yera fuerte, yera observadora, tenía idees. Asina empecipió a coser, conoció la mina, conoció a los capataces, a les muyeres vilbes, y los fíos, y les
miseries, y pensó: ¿qué pues facer, Fani? Y montó’l primer taller. Consiguió un bon contratu pol que munches diben poder trabayar con ella faciendo uniformes, ropa fuerte pa defender les idees nes que toes
creíen. Y d’esi taller vieno otru y otru…

Les pallabres “guerrilla”, “insurrección” y “muerte” lleváronla a Rusia… y eso, eso sí que-y quedaba grande, esos sí que sabíen de política.
Si Fani nun llega a ser Fani, enxamás diba promover les asociaciones feministes antifascistes onde fizo suañar a munches con qu’una aguya, o mil, o toes xuntes, diben poder escontra la gloria de la patria y la relixón verdadera.

Testu de la hestoria: Marta Elola

Lletra del cantar: Anelís González

Música: Silvia Quesada